¿Qué puedo esperar del futuro?

Autores/as

DOI:

https://doi.org/10.17162/au.v11i2.627

Palabras clave:

Editorial

Resumen

Autoridades presentes, directivos, docentes, personal de apoyo y alumnos de la Universidad Adventista del Plata, padres y demás familiares de graduandos, y especialmente queridos graduandos de la actual promoción. Hace poco más de un par de siglos, quien fuera el más relevante y revolucionario pensador de la edad moderna, Emanuel Kant, expresó mediante tres preguntas lo que para él condensaba el sentido de la vida humana: ¿qué debo hacer?, ¿qué puedo saber?, ¿qué me cabe esperar?, cuestiones fundamentales de la existencia que, según él, podían resumirse en una sola: ¿qué es el hombre? La ética, la epistemología y la religión son las disciplinas encargadas de responder esas tres primeras preguntas, en tanto que de la última se ocupa la antropología. Les propongo situarnos en el marco de estas tres preguntas kantianas para analizar desde ese lugar lo que muy posiblemente han llegado a ser ustedes al cabo de su primera formación académica universitaria, mientras están en la antesala del mundo profesional. Para ello invertiré un tanto el orden de las preguntas de Kant, abordando primeramente el tema del conocimiento. Sin lugar a dudas, durante estos años que has pasado en la Universidad has aprendido muchas cosas, y al mismo tiempo también serás consciente de que parte de esos conocimientos han de quedar obsoletos dentro de unos años. Esto es así, no porque hayas aprendido contenidos viejos, no te asustes, seguramente están muy actualizados, sino simplemente porque el ritmo vertiginoso en que se mueve actualmente la ciencia, y la transformación del mundo como efecto de ésta, no tienen tregua y es siempre exponencialmente superior al periodo que le precede. Habrás escuchado, no pocas veces, que mientras vas pasando por la universidad, como dijera Ortega y Gasset, “es mucho más importante el camino que la posada”. Esto es, importa más el aprendizaje de métodos y procedimientos con los cuales logres obtener tus conocimientos y sepas resolver problemas, pues ello te permitirá actualizarte permanentemente y desentenderte de ideas y conceptos que van perdiendo sentido y utilidad en la vida real. Pero esto, de ninguna manera significa que debamos evitar o rechazar los contenidos, no existe aprendizaje en el vacío, sino simplemente ser capaces de separarlos entre accesorios y fundamentales, transitorios, es decir, temporales, y perdurables, o hasta incluso eternos. Semejante incorporación de conceptos te capacita para darle sentido a tu vida, a tu profesión y a tu deambular por el mundo. Ahora bien, ¿hay ideas o conceptos que hoy puedas juzgar como fundamentales y perdurables en el tiempo? ¿Te habremos preparado en ésta, tu Universidad, para que, estando a minutos de egresar de ésta, hoy alcances a discernirlos con corrección y precisión, sin temor a equivocarte? Te propongo realizar un breve ejercicio con el fin de evaluarlos y revisarlos.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Publicado

2021-01-23

Cómo citar

Aranda Fraga, F. . (2021). ¿Qué puedo esperar del futuro? . Apuntes Universitarios, 11(2). https://doi.org/10.17162/au.v11i2.627